SOMOS

RAÍZ TERAPIA Y FORMACIÓN

Raíz es un  encuentro, un espacio acogedor y cuidadoso donde  poder experimentar   y expresar  nuestras dificultades  y emociones con la seguridad de que van a ser escuchadas.

Entendiendo que el proceso terapéutico pasa por el desarrollo de la conciencia y el sentido de la responsabilidad  como pilares  básicos, las  formas para facilitar esta evolución  no son lo importante, lo que sí es necesario es  la disposición a explorar y cuestionarnos  todo aquello que en nuestro inconsciente está almacenado como certezas absolutas. En Raíz  la creatividad, la espontaneidad, la improvisación, incluso el caos y la propia neurosis son la materia prima de la que disponemos para nuestro trabajo personal.

Raíz es un camino que uno comienza y no sabe a dónde le puede llevar. La raíz es el origen, de  dónde venimos, eso misterioso y desconocido a donde pertenecemos y que añoramos.  Saber de dónde venimos es una necesidad existencial, la pérdida del contacto con nuestro origen es la base de la neurosis. También la raíz es  el arraigo, lo que nos une a la tierra, nos aporta realidad y tiene que ver con nuestros orígenes terrenales, nuestra familia, nuestra educación, nuestra cultura… hay un origen existencial por descubrir y un origen terrenal que aceptar.

Como un árbol que con sus ramas y hojas busca la luz y con sus raíces busca el agua, así a través del proceso terapéutico vamos encontrando los alimentos que nos ayudan a crecer, la aceptación de la realidad y   la confianza en el propio proceso son  la manera en que nuestro cuerpo evoluciona, lo que llamamos autorregulación del organismo. La sabiduría del cuerpo es un conocimiento, antiguo, directo y claro que nos indica el camino.

Raíz es una propuesta abierta, que se construye y crece con las aportaciones de todos sus participantes, dar y recibir es lo mismo, el terapeuta se nutre de los pacientes igual que los pacientes se nutren del terapeuta, el que ayuda se beneficia de esa sensación de dar tanto o más que quien supuestamente recibe. Raíz no es un lugar es un proceso de crecimiento.

Considero que la bondad es la forma más refinada de inteligencia. Ser inteligente significa saber que uno solo puede evolucionar a través de valores como la compasión, la generosidad y la mirada limpia de juicio que genera belleza. En definitiva el proceso terapéutico consiste en ser cada vez mejor persona.  

Fernando S. de Juan

COLABORADORES

Dora Alonso Terapeuta Gestalt Colaboradora Raíz Terapia y Formación Granada

Dora Alonso

Experta en movimiento auténtico

Irene Poza Colaboradora Raíz Terapia y Formación

Irene Poza

Psicóloga

Néstor Muzo Terapeuta Gestalt en Raíz Terapia y Formación Granada

Néstor Muzo

Experto en teatro clown

Soledad Maldonado Poyatos Terapeuta Gestalt en Raíz Terapia y Formación Granada

Soledad Maldonado Poyatos

Especialista en grafología

Eustaquio García Valles Psicólogo General Sanitario CAM Granada

Eustaquio García Valles

Psicólogo General Sanitario CAM

Nines Martín

Nines Martín

Formada en Terapia Gestalt

Yolanda Mozota terapeuta Gestalt en Raíz Terapia y Formación Granada

Yolanda Mozota

Miembro didacta de la AEGT

Paco Jaume Terapeuta Gestalt en Raíz Terapia y Formación en Granada

Paco Jaume

Experto en Psicoinmunología

Nina Matas Romero Terapeuta Gestalt en Raíz Terapia y Formación en Granada

Nina Matas Romero

Licenciada en Psicopedagogía

Amor Hernández Psicóloga Colaboradora Raíz Terapia y formación

Amor Hernández

Psicóloga

Assumpta Mateu Colaboradora Raíz terapia y formación

Assumpta Mateu

Psicóloga Clínica Especialista en Terapia Gestalt e Integrativa

Juan Carlos Calvo

Psicólogo sanitario

"Los deberías y las demandas de la persona neurótica la lleva a sentirse responsable de cosas sobre las que no tiene el menor control y que el objeto de la terapia es el de liberarla de sus ilusiones y compulsiones para que pueda asumir su propia responsabilidad”

– Karem Horney –